Estás en: Proyectos » Nueva Sede Corporativa en Bilbao

Nueva Sede Corporativa en Bilbao

26.06.2013
La nueva sede corporativa en Bilbao es una referencia en arquitectura bioclimática y sostenible, produciendo un 60% menos de emisiones de CO2 que un edificio convencional equivalente
El inmueble, cuya compra y rehabilitación ha supuesto una inversión de más de 17 millones de euros, está ubicado en un área en pleno proceso de regeneración urbana y conserva su fachada de estilo racionalista de 1924.

Ahorro y eficiencia en el uso de energía y agua, mínimo impacto ambiental durante las fases de construcción y vida útil, así como la naturaleza reciclable de la totalidad de sus elementos constructivos, han convertido un inmueble histórico en una nueva referencia en cuanto a “edificios inteligentes” y eficientes en la capital vizcaína.

En el diseño de la obra se ha dado un valor funcional al mantenimiento de la fachada, permitiendo la creación de una cámara de aire entre la antigua estructura y la nueva, que funciona como regulador térmico. Este sistema permitirá reducir el consumo de aire acondicionado o calefacción en todo el inmueble. En cualquier caso, cuando esa refrigeración sea necesaria, la energía requerida provendrá del propio edificio, que cuenta con una planta de microgeneración de electricidad a gas y con un circuito geotérmico (de más de cuatro kilómetros de tuberías) instalado en el sótano, con columnas que llegan hasta los 125 metros de profundidad.
 
El 90% de las 422 toneladas de acero empleadas es reciclado y, a través de la demolición selectiva del antiguo interior, los 1.400 metros cúbicos de residuos generados se han entregado a empresas homologadas para su reciclaje.

EDP  ha seguido en todas las fases del proyecto los criterios del LEED (acrónimo inglés de Líder en Eficiencia Energética y Diseño Sostenible), un sistema de certificación para edificios sostenibles nacido en Estados Unidos a finales de la década de los 80, lo que le ha permitido la certificación en la categoría máxima: Platino.

Categorías

Innovación