Estás en: compromiso ambiental > capa de ozono > qué es el ozono

qué es el ozono

El ozono es un gas que se encuentra presente de forma natural en la atmósfera y cuya molécula contiene 3 átomos de oxígeno (O3). 


La atmósfera está compuesta por cinco capas diferentes y el ozono se encuentra en dos de ellas: en la troposfera, la capa más cercana a la superficie terrestre que alberga el 10% del ozono, y en la estratosfera donde se concentra el resto del gas y se conoce como la “capa de ozono”.

¿Sabías que… La palabra ozono proviene del término griego ozein que significa “oler”. El ozono tiene un fuerte olor que hace que se detecte aún en pequeñas cantidades.

Aunque el ozono ocupa una banda de 30 a 40 kilómetros de la atmósfera, su concentración es relativamente baja. De hecho, si juntásemos todas las moléculas del gas presentes en la troposfera y la estratosfera, el grosor de la capa de ozono apenas mediría 3 milímetros (ver vídeo: Precious Ozone – The size of it, Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente).

Atmósfera


La cantidad de ozono total que rodea la Tierra no es uniforme y varía con la latitud y longitud, llegando a valores más altos en las latitudes mayores y valores más bajos en las regiones tropicales. Además, el aire cargado de ozono es transportado a través del globo por vientos estratosféricos, alterando la cantidad de este gas en la atmósfera de un día para otro o según las estaciones del año.

Mapa ozono


¿Cómo se forma el ozono?

El ozono es el resultado de un conjunto de reacciones químicas en las que interviene la luz solar, y está presente de forma natural por la estratosfera y troposfera aunque no existiera la actividad del hombre. Este gas ayuda a eliminar los elementos contaminantes y su desaparición supondría el aumento del metano, monóxido de carbono y óxidos de nitrógeno en la atmósfera.

A pesar de que todas las moléculas de este gas son idénticas, los efectos del ozono de la estratosfera sobre los seres vivos son muy diferentes a los del ozono de la troposfera. Mientras el ozono estratosférico (ozono bueno) absorbe los rayos solares ultravioletas y contribuye a mantener una temperatura estable y vital para el desarrollo de la vida, el ozono troposférico, generado como consecuencia de la actividad humana, es nocivo por sus efectos oxidantes: afecta al rendimiento de las cosechas, ralentiza el crecimiento de los bosques y produce afecciones respiratorias.

Ozono atmosférico

Por estos motivos, la reducción del ozono troposférico es algo positivo mientras que la falta de ozono estratosférico implicaría una mayor radicación solar (UV-B principalmente) y, por tanto, un calentamiento de la Tierra, aumentando además el riesgo de padecer cáncer de piel, cataratas o envejecimiento prematuro de la piel, y afectando al crecimiento de las plantas y al ecosistema acuático.