Estás en: compromiso económico > ciclo de energía eléctrica > central nuclear > la energía de los átomos

La energía de los átomos

En la década de los años sesenta, Reino Unido inauguraba la primera central nuclear del Planeta, Calder Hall, y Estados Unidos presentaba al mundo su programa de producción eléctrica a partir de energía nuclear. El desarrollo económico de los países industrializados, la demanda eléctrica y su coste económico relativamente moderado consiguió que el resto del globo siguiera el ejemplo de estas dos naciones y comenzaran a emerger programas propios de construcción y explotación de centrales nucleares.

La crisis del petróleo de 1973 fue el impulso definitivo para la implantación de este tipo de plantas en los planes energéticos internacionales. Alemania, Italia, Japón o Francia apostaron fuertemente por un abastecimiento eléctrico generado a través de una fuente de energía primaria nunca antes utilizada: el uranio.


Uranio natural y enriquecido


El uranio es una sustancia que se encuentra en la naturaleza, formando parte de las rocas y superficie de la corteza terrestre. Para poder aprovecharlo es necesario extraerlo de minerales como la uranita a través de un proceso químico que separa el uranio del resto de elementos. 

No obstante, el uranio tal y como se extrae del ecosistema no sirve como combustible de una central nuclear, es necesario uranio enriquecido para poder generar electricidad.  

  • ¿Cómo se enriquece el uranio?

El uranio natural es una mezcla de tres isótopos: U-234, U-235 y U238. Los tres son el mismo producto químico, pero están presentes en diferentes porcentajes –siendo el isotopo 238 el más abundante- y tienen propiedades radiactivas diferentes –el isotopo 235 es el más radioactivo de todos ellos y, por ende, el que se utiliza en las centrales nucleares.

Sabías que...
 El uranio es 18,7 veces más denso que el agua y 1,78 veces que el plomo.


Así, el enriquecimiento del uranio consiste en separar los tres isótopos que lo componen hasta obtener uranio con un porcentaje adecuado del isótopo 235 para que sirva como fuente de energía primaria de la central nuclear, denominándose uranio enriquecido.  


Energía nuclear en España


En 2014, la energía nuclear aportó el 22% de la energía eléctrica producida en España, superando a la eólica (20,1%) y al carbón con el 16,3%. Actualmente, el país cuenta con 5 centrales nucleares en funcionamiento en la península; además de las dos plantas nucleares ubicadas en la provincia de Guadalajara (José Cabrera) y Tarragona (Vandellós II) que se encuentran en fase de desmantelamiento y la central de Garoña pendiente de su reapertura o cierre definitivo.


Mapa centrales nucleares
En comparación con otros países, el parque nuclear de España es bastante reducido si se tiene en cuenta que Francia posee 58 centrales nucleares, Alemania 17 y EE.UU. 104; hay operando actualmente en el mundo 435 reactores, repartidos en 31 naciones.


Las centrales nucleares


Las centrales nucleares se asemejan al resto de centrales eléctricas convencionales, ya sean de gas, carbón o fuel, simplemente se diferencian en el método utilizado para producir el vapor que hace girar los álabes de la turbina. En el caso de una planta de este tipo, el calor se obtiene mediante la fisión (división) de los átomos del uranio que se utiliza como combustible.