Estás en: Compromiso social > compromiso social

Responsabilidad Social

manos

La Responsabilidad Social se define como la responsabilidad de una organización ante los impactos que sus decisiones y actividades ocasionan en la sociedad y el medio ambiente, mediante un comportamiento ético y transparente que:

  • contribuya al desarrollo sostenible, incluyendo la salud y el bienestar de la sociedad
  • tome en consideración las expectativas de las partes interesadas
  • cumpla con la legislación aplicable y sea coherente con la normativa internacional de comportamiento
  • esté integrada en toda la organización y se lleve a la práctica en sus relaciones  

EDP reconoce su responsabilidad social e identifica las partes interesadas y el involucramiento con las mismas, como base de su estrategia en responsabilidad social. Este reconocimiento incluye como materias fundamentales y asuntos de responsabilidad social temas clave como los derechos humanos y prácticas laborales, así como la relación con la comunidad, asuntos de los consumidores, prácticas justas de operación y el medio ambiente.

En relación con los Derechos Humanos y Laborales, el Consejo de Administración Ejecutivo de EDP hace pública la siguiente declaración:


Declaración de respeto por los Derechos Humanos y laborales

Identificándonos con la Política de Derechos Humanos y Laborales del Grupo EDP y en aplicación de los Principios Orientadores para Empresas (Principios de Ruggie) del Consejo de los Derechos Humanos de la ONU, EDP ha asumido, en sus principales documentos corporativos, como el Código Ético y los Principios de Desarrollo Sostenible, los siguientes compromisos:


• Actuar de total conformidad con la legislación y el reglamento de las regiones en las que opera, con integridad y buena gobernanza, promoviendo el respeto de los Derechos Humanos y las prácticas laborales, en su esfera de influencia y en la cadena de valor, incluyendo además de a sus colaboradores, a socios, proveedores y clientes.
• Respetar la Declaración Universal de los Derechos Humanos, las Convenciones de la Organización Internacional del Trabajo, el Pacto Global de las Naciones Unidas y los Principios Orientadores para Empresas: Principios de Ruggie;
• Ir en contra de la detención arbitraria, tortura o ejecución y a favor de las libertades de conciencia, de religiosa, de organización, de asociación, de opinión, de expresión y de derecho a la privacidad y a la propiedad;
• No emplear mano de obra infantil o forzada, ni transigir con tales prácticas por parte de terceros con los que establezca relaciones;
• Respetar la libertad de asociación sindical y reconocer el derecho a la negociación colectiva;
• Orientar sus políticas y procedimientos laborales en el sentido de impedir la discriminación injustificada o el tratamiento diferenciado en función del origen étnico o social, género u orientación sexual, edad, religión, estado civil, deficiencia, orientación política, opinión, naturaleza o asociación sindical;
• Dar prioridad a la seguridad, a la salud y al bienestar de los colaboradores, asegurando el desarrollo de sistemas adecuados de gestión de la salud y la seguridad ocupacional;
• Respetar, promover y asegurar condiciones de trabajo dignas y no tolerar actos de violencia psicológica, ni de coacción moral;
• Propiciar con regularidad información y formación en materia de Derechos Humanos y de prácticas labores a sus colaboradores, socios y cadena de valor: proveedores y clientes.
• Mantener una relación de proximidad con las comunidades de las regiones en las que actúa, estableciendo un diálogo regular, abierto y franco, procurando conocer sus necesidades, respetando su integridad cultural y procurando contribuir a la mejora de las condiciones de vida de las poblaciones locales, reconociendo los derechos de las minorías étnicas y de los pueblos indígenas;
• Respetar el principio de precaución, cuando sus actividades puedan tener como resultado daños serios e irreversibles para la vida o la salud humanas o para el ambiente que, aunque sean inciertos, sean científicamente factibles, tomando medidas para evitar o mitigar dichos efectos.


En este ámbito, EDP se compromete a:


• Mantener un Programa de monitorización del respeto de los Derechos Humanos y Laborales, para identificación de riesgos y actuación, de manera que se pueda evitar, minimizar o reparar eventuales impactos negativos que surjan de sus negocios y de sus actividades.


Los presentes Compromisos con los Derechos Humanos y laborales son aplicables para todas las Unidades de negocio y Empresas del Grupo EDP, a las empresas participadas y asociadas sobre las cuales el Grupo detenta el control de gestión y a todos sus colaboradores y dirigentes, así como para los prestadores de servicios que actúen en nuestro nombre. Para las restantes empresas participadas, socias e intervinientes en la cadena de suministro, EDP promoverá la alineación de las correspondientes políticas, estrategias y prácticas a los presentes Compromisos de respeto por los Derechos Humanos y Laborales.