Estás en: compromiso ambiental > eficiencia energética > construcción sostenible

Construcción sostenible

La Directiva Europea 27/2012/UE se ha marcado como objetivo que, en el año 2020, se ahorre un 20% de la energía consumida. Los edificios son los responsables del 40% del consumo de energía y en España existen más de 25 millones de viviendas,  que gastan una tercera parte de los 60.000 millones de euros a que asciende el coste de energía primaria del país.

Con la entrada en vigor del Real Decreto 314/2006, se aprobó el Código Técnico de la Edificación (CTE), cuyo fin es reducir el consumo de los edificios transponiendo al marco legislativo nacional la Directiva Europea de Eficiencia Energética de los edificios (2002/91/CE),  la cual obliga a los estados miembros de la Unión Europea a desarrollar medidas concretas que garanticen la mejora de la eficiencia energética en los edificios de nueva construcción y en los ya existentes.

Un estudio realizado por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía, financiado por la agencia Eurostat, establece que los hogares españoles consumen el 25% de la electricidad de todo el país, siendo ésta la fuente más utilizada (35%) seguida por el gas natural (25%).

En España, con una dependencia energética del exterior superior al 80%, cualquier medida de ahorro de energía no solo beneficia a la factura energética del consumidor español sino a la economía general de la nación.

En este contexto, la edificación sostenible tiene por objetivo reducir el consumo de energía primaria y, en consecuencia, las emisiones de CO2 a la atmósfera que produce el uso y explotación de las viviendas. Las infraestructuras urbanas son capaces de generar, almacenar y distribuir energía de forma eficiente al mismo tiempo que reducen su impacto medioambiental.


Demanda y consumo energético de los edificios

La demanda energética de un edificio es la energía que necesita éste para funcionar con los estándares de confort adecuados (calor, luz, agua…), la cual depende de su uso y función. De esta manera, las necesidades lumínicas de una oficina son más elevadas que la demanda de agua caliente sanitaria,  invirtiéndose los ratios en el caso de una vivienda familiar.

La demanda energética de un edificio puede ser térmica (agua caliente sanitaria, refrigeración y calefacción),  luminosa o eléctrica (suministro para los diferentes dispositivos), y oscila significativamente dependiendo de los siguientes factores:

Ubicación

Según la localización y las condiciones climáticas a las que está expuesta una edificación, la demanda energética  de la misma se ve alterada. La temperatura media, el nivel de humedad, la exposición solar e incluso la vegetación cercana y la orografía son determinantes en la cantidad de energía que necesita una infraestructura.  

Construcción

¿Sabías que un edificio mal aislado puede perder el 50% de la energía consumida a través de su fachada? Un aislamiento correcto permite mantener las viviendas frescas en verano y cálidas en invierno,  reduciendo el consumo energético y el impacto medioambiental.

Hábitos de consumo

El comportamiento de los usuarios conlleva grandes diferencias en el consumo energético de un edificio. La regulación adecuada de los sistemas de calefacción y refrigeración, el aprovechamiento de la luz natural o el acristalamiento doble de la vivienda permiten un disfrute energéticamente más eficiente de la construcción.   


Söder Torn, rascacielos sostenible

El edificio Söder Torn es uno de los rascacielos más altos de la capital de Suecia, con una altura de 26 plantas. Un estudio de arquitectura sueco ha diseñado una cubierta de pelos que generan corriente eléctrica con el movimiento del aire, de forma limpia y silenciosa. Dicho recubrimiento eólico, convertirá a la construcción en edificio  "energía cero" que se abastecerá a sí mismo de toda la electricidad que necesita la estructura para funcionar y de la que consumen sus ocupantes.

El “vello” utilizado son filamentos piezoeléctricos situados en la fachada; este sistema está inspirado en la dinámica de los campos de cereales y se fabrican con un material compuesto, capaz de convertir el movimiento en energía eléctrica: un núcleo de cerámica piezoeléctrica recubierto de polímeros flexibles.

Söder Torn



Rehabilitación energética de los edificios

EL 60% del parque inmobiliario español fue construido antes de 1980 cuando no existían normas que garantizasen un nivel satisfactorio de calidad y eficiencia energética. El III Informe del Grupo de Trabajo por la Rehabilitación (GTR) prueba que la reforma eficiente de 10 millones de viviendas desde el año 2020 a 2050 generaría 150.000 empleos directos y ahorraría hasta 390.000 millones de euros en energía.


Edificios sostenibles

 

Sede EDP España en Bilbao

La sede corporativa de EDP España en Bilbao se ha convertido en un ejemplo de arquitectura bioclimática y sostenible al generar un 60% menos de emisiones de CO2 que un edificio convencional equivalente.

Con una inversión superior a los 17 millones de euros, este inmueble histórico (con su fachada de estilo racionalista de 1924) es un referente de la capital vizcaína en “edificación inteligente” gracias a su ahorro y uso eficiente de la energía y agua, la naturaleza reciclable de la totalidad de sus elementos constructivos y el mínimo impacto ambiental durante las fases de construcción y vida útil

Además, el edifico consta de una cámara de aire entre la antigua y nueva estructura que permite a la fachada funcionar como regulador térmico reduciendo el consumo en climatización de la construcción. A su vez, éste cuenta con una planta de microgeneración de electricidad a gas y con un circuito geotérmico que consigue que el edificio se abastezca autónomamente de energía.

Dada su excelencia, el inmueble ha obtenido la certificación LEED (acrónimo inglés de Líder en Eficiencia Energética y Diseño Sostenible) en su máxima categoría Platino; sistema nacido en Estados Unidos en la década de los 80 para certificar aquellos edificios construidos de forma sostenible.