Estás en: compromiso ambiental > capa de ozono > agujero de la capa de ozono

agujero de la capa de ozono

La emisión de gases que contienen cloro y bromo (gases fuentes de halógenos) son la causa de la destrucción de la capa de ozono debido a la actividad humana.


Estos gases se acumulan en la atmósfera baja y son transportados por el viento y otros movimientos de aire.
 
En la estratosfera, dichos gases sufren rápidamente conversiones químicas gracias a la radiación solar ultravioleta, y se convierten en gases de halógenos reactivos que, a su vez, reaccionan con el ozono destruyéndolo (agotamiento de la capa de ozono).

 Con el tiempo, el aire de la estratosfera vuelve a la troposfera, llevando consigo los gases de halógeno reactivos que se depositan en la superficie terrestre en forma de  lluvia y otras precipitaciones.

¿Sabías que… Un solo átomo de cloro o bromo puede destruir cientos de moléculas de ozono antes de reaccionar con otra sustancia, rompiendo el ciclo.

¿Qué sustancias destruyen la capa de ozono?

Algunos procesos industriales y productos de consumo emiten sustancias halogenadas, que contienen átomos de cloro y bromo que agotan la capa de ozono. En cambio, el flúor y yodo, aunque son átomos de halógeno, o bien se quedan en formas químicas que no destruyen el ozono como es el caso del flúor o bien se eliminan en su mayor parte en la troposfera por procesos naturales, no alcanzando la estratosfera.

Los gases fuentes de halógenos son también llamados Sustancias que Agotan la capa de Ozono (SAO), porque en la estratosfera se convierten en gases reactivos que destruyen el ozono.

Tabla SAO

Las sustancias agotadoras de la capa de ozono se clasifican según su capacidad de destruir el ozono estratosférico o “Potencial de Agotamiento de Ozono” (PAO). Las formas más reactivas de gases de halógeno reactivos que se encuentran en la estratosfera son el monóxido de cloro (ClO) y el monóxido de bromo (BrO) así como los átomos de cloro y bromo.

¿Cómo se forma el agujero de ozono?

Para la formación del agujero de ozono se requiere gran cantidad de gases de halógeno reactivos, temperaturas muy bajas para originar nubes de hielo o nubes estratosféricas polares (NEP), aislamiento del aire de otras regiones estratosféricas y luz solar.

Los movimientos de aire atmosféricos transportan las sustancias agotadoras de ozono hacia arriba y hacia los polos de ambos hemisferios. Las reacciones sobre las superficies de las NEP o nubes de hielo hacen que las sustancias agotadoras de ozono se conviertan en formas más reactivas de cloro (ClO), con gran poder de destrucción.

Una vez que se forman las NEP, el aire de la estratosfera polar se mantiene aislada de otras regiones durante largos periodos. Solamente cuando la luz solar vuelve a las regiones polares (finales de invierno) se produce la mayor destrucción de ozono en la estratosfera polar, por un lado porque es necesaria para completar el ciclo de destrucción y porque la luz existente no es suficiente para producir ozono, debido a la inclinación de los rayos solares. En resumen, el ozono se destruye en invierno en los polos sin que exista reposición.

¿Sabías que… La abundancia de monóxido de cloro (ClO) en la baja estratosfera se mantiene por uno o dos meses, cubriendo una superficie que a veces supera la del continente antártico.


En la Antártida se alcanzan temperaturas tan bajas que la formación de las nubes de hielo (NEP) se mantiene durante varios meses, por eso el agotamiento de la capa de ozono es más acusada en invierno. En cambio, en el Ártico hay años que la temperatura no baja tanto como para formar las nubes de hielo y por eso el agotamiento de ozono no es tan acusado.