Estás en: Compromiso EDP

Contribución EDP España

“El valor compartido sólo puede ser el resultado de una efectiva colaboración entre las partes” Michael Porter y Mark Kramer (autores de la teoría de creación de valor compartido).

Porter y Kramer definen la creación de valor compartido como “las políticas y prácticas operacionales que aumentan la competitividad de una empresa, mientras simultáneamente mejoran las condiciones sociales y económicas de las comunidades en las cuales opera”. 


EDP España es consciente de los impactos de sus actividades en el desarrollo social, económico y ambiental de las principales Comunidades Autónomas en las que opera.

Las principales actividades que la compañía realiza en estas comunidades se centran en la generación, distribución y comercialización de energía eléctrica y gas, favoreciendo un modelo de desarrollo social basado en la creación de valor compartido.

De acuerdo con los principios de Desarrollo Sostenible del Grupo EDP, la compañía ha elaborado el "Informe sobre la contribución de EDP España al desarrollo social, económico y ambiental de Asturias y País Vasco", tomando como año de referencia 2013, y ha actualizado las cifras de impacto para el ejercicio de 2015 incluyendo la comunidad autónoma de Cantabria, “Impacto socioeconómico de EDP España en Asturias, Cantabria y País Vasco”.

Este impacto socioeconómico de EDP España en sus zonas de incumbencia se calcula a través de la creación de riqueza inducida medida como aportación al PIB autonómico, así como estimando el empleo directo, indirecto e inducido que la compañía genera por su propia actividad. Para cuantificarlo se ha considerado el gasto de EDP España en proveedores de bienes y servicios en cada comunidad, el gasto realizado por los empleados a partir de sus salarios y los impuestos que recibe cada comunidad por la actividad de EDP España.  

La estrategia de EDP está perfectamente alineada con la recientemente aprobada Estrategia Española de Responsabilidad Social de las Empresas 2014-2020, con la que se quiere dotar a la economía con un marco común de referencia en materia de sostenibilidad, tanto en el ámbito público como privado, e impulsar la competitividad de las empresas.


Así, ambas estrategias comporten los principios de voluntariedad, creación de valor compartido, cohesión e inclusión social, transparencia y sostenibilidad, y protección de derechos humanos y protección ambiental, todos ellos principios coincidentes con los Principios de Desarrollo Sostenible del Grupo EDP. 

La contribución total de la actividad desarrollada por EDP España al PIB de Asturias, Cantabria y País Vasco en el año 2015 se estima en 1.351 millones de euros, lo que supone el 1,4% del PIB asturiano, cántabro y vasco en su conjunto,  generando más de 10.000 puestos de trabajo de forma directa, indirecta o inducida.           

   EDP gráfico