Estás en: Noticias » Los enclaves más sostenibles del mundo

Los enclaves más sostenibles del mundo

13.03.2015
COMPARTIR EN>
¿Cuáles son los lugares del planeta más sostenibles?
Un modelo de desarrollo basado exclusivamente en el consumo de recursos no es sostenible en el tiempo; por este motivo, en el siglo XXI el Planeta se enfrenta a un gran desafío: convertir los asentamientos humanos en lugares donde se haga uso de la energía y de los recursos de forma inteligente.

En 2050, se estima que la población mundial haya crecido en dos mil millones más de habitantes, empleando un 80% más de energía y aumentando, por ende, las emisiones contaminantes a la atmósfera y agravando los efectos del cambio climático.

No obstante, algunas naciones, gobiernos locales y ciudades están trabajando para cambiar esta tendencia. Éste es el caso de Islandia, la Isla del Hierro y la localidad canadiense de Vancouver, tres ejemplos que lideran el ranking de los enclaves más sostenibles del mundo.

Islandia

La ciudad de Reykiavik es la capital más septentrional del globo; con apenas cuatro horas de luz en invierno, las temperaturas no exceden los 15 grados de media en la época estival. Dichas condiciones climáticas hacen que los apenas 350.000 habitantes de la isla dependan durante todo el año de los sistemas de calefacción, poseyendo el consumo energético per cápita más elevado del mundo.

No obstante, este hecho, en vez de ser un lastre, ha convertido al país ártico en el lugar más sostenible a escala internacional. Toda la electricidad, calefacción y agua caliente proceden, al 100%, de fuentes de energía renovables.

Islandia se sitúa sobre diferentes sistemas volcánicos, justo en el punto de encuentro de placas tectónicas que hacen que la temperatura del subsuelo de la isla sea realmente alta. Así, desde hace décadas, los islandeses aprovechan la energía procedente de las capas inferiores de la superficie terrestre para transformarla a través de plantas geotérmicas, las cuales proporcionan el 90% de la calefacción y el 25% de la electricidad del país. El resto se produce mediante centrales hidroeléctricas.

De esta manera, Islandia se han convertido en la primera nación energéticamente autosuficiente, produciendo electricidad sin emitir gases contaminantes a la atmósfera. Además, el objetivo del gobierno islandés es eliminar todos los combustibles fósiles antes del año 2050, camino que ya han comenzado a recorrer gracias a la flota de autobuses de hidrógeno de su capital, Reykaivik. 

Isla del Hierro

Conocida como “el fin del mundo”, el Hierro es la isla más joven, virgen y pequeña del Archipiélago de las Canarias. El Cabildo de El Hierro presentó en 1997 un plan de desarrollo sostenible que incluía una gran iniciativa: convertir este lugar del mundo en una isla autoabastecida desde el punto de vista energético. Así nació el proyecto “El Hierro: 100% renovable”.

Al igual que el resto de las Islas Canarias, El Hierro no solo es geográficamente una isla, sino también energéticamente al no estar conectada con ninguna red eléctrica continental. El proyecto tiene como objetivo cubrir el consumo eléctrico  de este enclave con energía de origen puramente renovable.

Para lograr esta meta, se ha construido una central hidroeólica (Gorona del Viento) que conecta un parque eólico con una central hidroeléctrica para suministrar energía eléctrica a la red, alimentar el propio funcionamiento de la central y de las dos plantas de desalación de agua que existen en la isla.

Gracias a este proyecto es posible transformar una fuente de energía intermitente (energía eólica) en un suministro constante de electricidad, integrando dos fuentes de energía renovable en un mismo sistema y evitando la emisión a la atmósfera de 18.700 toneladas de CO2 y 400 toneladas de NOx al año.
 
El Cabido de El Hierro ya se ha fijado una nueva meta para el año 2020: eliminar los motores de combustión y lograr que todos los vehículos sean eléctricos, abasteciéndose de las mismas fuentes que el resto de la isla.

 

Vancouver (Canadá)

Con 600.000 habitantes aproximadamente, Vancouver ha ido escalando posiciones hasta situarse entre los lugares más sostenibles del Planeta gracias a su plan de acción “Greenest City 2020” (La urbe más verde 2020).

Más de 35.000 personas de todo el mundo colaboraron en la definición del programa, aportando sus ideas y sugerencias a través del portal web, redes sociales y los talleres que organizaron los organismos locales para conocer la opinión de los más de 9.500 ciudadanos que participaron en el proceso.

En la actualidad, el 93% de la electricidad que consume esta ciudad canadiense procede de fuentes de energía renovables. No obstante, entre las metas fijadas para el año 2020, el ayuntamiento pretende reducir un 5% las emisiones de gases de efecto invernadero en comparación con los niveles registrados en 1990, aún cuando la población local ha crecido un 27% desde la fecha.

Con el objetivo de convertirse en el entorno urbano más sostenible de Norteamérica, Vancouver se ha fijado otros hitos a cumplir en 2020  relacionados con diferentes aspectos ambientales:

  • Reducción de la incineración o vertido de residuos sólidos en un 50% en comparación con los niveles de 2008.
  • Reducción de la huella ecológica de Vancouver un 33% en comparación con el año 2006.
  • Reducción del consumo de agua per cápita un 33% en comparación con la cifra registrada en 2006.
  • Liderar el diseño y la construcción sostenible en el mundo, consiguiendo que, a partir de 2020,  todos los edificios de obra nueva sean neutros de carbono, lo que significa lograr un balance final de “cero emisiones de CO2”.



 




Categorías

Eficiencia energética