Estás en: Noticias » El agujero de la capa de ozono comienza a cerrarse

El agujero de la capa de ozono comienza a cerrarse

18.07.2016
EDP contribuye a la recuperación de la capa de ozono

Las acciones humanas tienen consecuencias. Tanto cuando generan un problema de forma no intencionada, como cuando la Humanidad se pone de acuerdo para solucionarlo y lo consigue al cabo de unos cuantos años.
 
Cuando fue descubierto en los años 80, el agujero en la capa de ozono se convirtió en una de las mayores amenazas ambientales y en uno de los más conocidos símbolos de la capacidad del ser humano para provocar daños al medio ambiente sin querer.
 
Gracias al Protocolo de Montreal (septiembre de 1987), que es uno de los tratados ambientales más fructíferos del mundo y que ha protegido la tierra del impacto de las radiaciones de rayos ultravioletas, existen señales positivas de que la capa de ozono se habrá recuperado a mediados de este siglo según un nuevo estudio realizado por 300 científicos.
 
Casi 30 años después, el esfuerzo mundial ha dado sus frutos. El enorme agujero sobre la Antártida se ha reducido más de 4 millones de kilómetros cuadrados desde el año 2000.
 
Esta mejora ha sido posible gracias a las medidas de concertación internacional para proteger el medio ambiente y tendrá como consecuencia evitar que unos dos millones de personas tengan cáncer de piel anualmente en el mundo, la reducción de las lesiones oculares y los daños del sistema inmunológico humano.
 
Sin embargo, los científicos advierten de que si bien la eliminación de las sustancias que alteran la capa de ozono, como los gases utilizados para propulsar las sustancias contenidas en los aerosoles, ha tenido efectos beneficiosos, ciertos sustitutos son también gases con un fuerte efecto invernadero. Los científicos explican que la principal reducción de la capa de ozono se produjo en 1980 y que tras el Protocolo de Montreal se han disminuido en un 90 por ciento las emisiones de gases a base de clorofluorocarbono (CFC), utilizados en los productos refrigerantes, espumas, aerosoles y equipos de extinción de incendios.
 
En esta línea, EDP realiza un control estricto del mantenimiento de todos los equipos de refrigeración que están en sus instalaciones y que contienen este tipo de gases, sustituyéndolos progresivamente por otros para contribuir a la recuperación de la capa de ozono.
 
Para conocer más sobre este tema puedes consultar la web de sostenibilidad de EDP España.
 
Suscríbete a la newsletter de sostenibilidad de EDP España.
 

Categorías

Cambio climático