Estás en: Noticias » EDP pone en marcha un proyecto piloto en Roces para el almacenamiento de energía

EDP pone en marcha un proyecto piloto en Roces para el almacenamiento de energía

08.07.2016
COMPARTIR EN>
El desarrollo de baterías para el almacenamiento de energía es crucial para reducir la dependencia de los combustibles fósiles y un mayor aprovechamiento de las energías renovables.
EDP España incorpora en su cadena de valor a la comunidad científica como un grupo de interés que colabora en el fomento de las soluciones de base tecnológica que permitirán a nuestra empresa afrontar los desafíos de desarrollo sostenible a los que se enfrenta el sector energético.
REDOX


Almacenamiento de energía


Cuando los profesionales del sector intentamos explicar el funcionamiento del mercado eléctrico empezamos por dejar claro que la energía eléctrica que se produce en cada instante ha de ser igual a la que se demanda, dado que "la electricidad no se puede almacenar". Esto no es exacto, por que sí es técnicamente posible almacenar energía eléctrica en baterías o empleando centrales hidráulicas de bombeo. Lo que ocurre es que esas tecnologías o bien no son competitivas frente al empleo de redes eléctricas para distribuir la electricidad o bien implican costosísimas inversiones en emplazamientos muy concretos (las centrales de bombeo necesitan dos embalses en lugar de uno). Por esos motivos, las tecnologías de almacenamiento se han empleado sólo en casos muy concretos o en aplicaciones donde las redes no pueden llegar.

Durante 150 años la oferta y la demanda de electricidad se han podido casar sin necesidad de almacenamiento. Es cierto que el sector eléctrico ha tenido un problema crónico de gestión de la demanda (todos los clientes consumimos electricidad en el mismo momento y no queremos cambiar nuestros hábitos para ahorrar unos céntimos de euro). Pero la oferta de generación con fuentes convencionales (hidráulica, carbón, gas natural) se puede gestionar de forma flexible para atender la demanda.

Esta situación va a cambiar radicalmente. En el siglo XXI se ha consolidado el convencimiento social y político de generar electricidad a partir de fuentes renovables. Pero la oferta de generación basada en renovables no se puede gestionar de forma flexible (no tenemos viento y sol a nuestra disposición cuando queramos). Por lo tanto ahora, además de un problema de gestión de la demanda, tenemos también un problema de gestión de la oferta y la única forma de casar ambas será recurriendo al almacenamiento. Aparecen por tanto incentivos para superar los problemas que no hacían competitivo el almacenamiento mediante esfuerzos en investigación y desarrollo.

La Unión Europea ha dado pasos firmes en el apoyo a la I+D+i en almacenamiento de energía, expresados en el programa marco Horizon2020. El Gobierno de España, ante esta situación, consideró en 2013 que necesitaba conocer cuáles eran las capacidades de la comunidad científica y de la industria en España para el desarrollo de estas tecnologías. Para ello le pidió a la Plataforma Tecnológica Española de redes del futuro (Futured), que había promovido proyectos de almacenamiento, que creara un grupo de trabajo para recabar información sobre esas capacidades. Futured creó así el Grupo Interplataformas de Almacenamiento de Energía (GIA), liderado por EDP España, que ha contado con la colaboración de más de sesenta entidades de la comunidad científica y de la industria españolas.

El GIA ya ha producido un primer documento sobre el estado del arte de las tecnologías de almacenamiento y mantiene en la web de Futured tanto una relación de proyectos de I+D+i como de entidades con capacidad de participar en nuevos proyectos.

Categorías

Dimensión económica