Estás en: dimensión ambiental > calidad del aire > control y reducción de emisiones

Control y reducción de emisiones

Limitaciones

En Europa se establecen nuevas normas sobre limitación de emisiones a la atmósfera de determinados agentes contaminantes procedentes de grandes instalaciones de combustión (denominadas GIC).

Control y reducción de emisiones

El Convenio de Ginebra sobre Contaminación Atmosférica Transfronteriza a Larga Distancia (1982) ha supuesto la base para el desarrollo de un marco legal ambiental internacional, creando un marco de referencia para controlar y reducir el daño para la salud humana y el medio ambiente causada por la contaminación atmosférica transnacional.

Uno de los protocolos derivados de este convenio es el Protocolo de Gotemburgo, relativo a la acidificación, eutrofización y el ozono troposférico, firmado en 1999 y que establecía techos de emisión para 2010 para diversos contaminantes acidificantes. Este Protocolo fija límites estrictos para determinadas fuentes de emisión, incluyéndose las plantas de combustión para producción de electricidad, y requiere de la utilización de las Mejores Técnicas Disponibles  para alcanzar esos niveles de emisión.

Todos los Estados Miembros de la Unión Europea firmaron el Protocolo de Gotemburgo. El texto se ha revisado en 2012 resultando nuevos techos de contaminantes a alcanzar en 2020, que deberán trasladarse a la legislación europea y nacional de calidad del aire.

En Europa

En paralelo, la Unión Europea fijó entre los objetivos en materia de medio ambiente el "no superar en ningún momento unas cargas y niveles críticos" de determinados agentes acidificantes, como dióxido de azufre (SO2) y óxidos de nitrógeno (NOx) y, en lo referente a la calidad de la atmósfera, determinó que “todas las personas estén protegidas de manera eficaz contra riesgos conocidos de la contaminación atmosférica para la salud”.

Para la consecución de estos objetivos, la UE desarrolló una limitación mediante el establecimiento de “techos nacionales de emisión”, es decir, de carga máxima a emitir por cada Estado Miembro en su conjunto;  para su cumplimiento, los Estados elaboraron unos programas nacionales de reducción progresiva de las emisiones, que incluían información sobre las políticas y medidas adoptadas o previstas, así como estimaciones cuantificadas del efecto de esas políticas y medidas sobre las emisiones de contaminantes en 2010. Los nuevos techos resultarán de la inclusión de los compromisos del Protocolo de Gotemburgo al ordenamiento jurídico comunitario, a través de la revisión de la Directiva de Calidad del Aire.

En España

En España, el II Programa Nacional de Reducción de Emisiones incluye  medidas aprobadas para la consecución de los objetivos incluyendo actuaciones en los sectores del transporte, energía, ganadería agricultura y pesca, edificación y servicios públicos.

Protocolo de Gotemburgo (1999) Algunas medidas adoptadas por España
Directiva GIC: limitación de emisiones de S02, NO2, y partículas procedente de Grandes Instalaciones de Combustión.

Directiva TNE: techos nacionales de emisión de S02, NO2, COV y NH3


Medidas para Grandes instalaciones de Combustión: Plan Nacional de Reducción de Emisiones.

Medidas para el transporte: Porcentaje mínimo de biocarburante, planes de movilidad sostenible, medidas de apoyo al transporte de mercancías por ferrocarril, renovación parque automovilístico turismos, renovación, flota aérea, conducción eficiente, gestión de infraestructuras de transporte.

Medidas edificación: Reglamento instalaciones Térmicas de Edificios, mejora de la eficiencia energética de instalaciones térmicas. Plan Renove de electrodomésticos.


Nuevos hitos regulatorios
Inserte su texto...
Revisión del Protocolo de Gotemburgo
Actualización del Protocolo y establecimiento de nuevos techos de emisiones para 2020 y nuevos valores límite de emisión de referencia para fuentes estacionarias.
Directiva de Emisiones Industriales (D2010/75/UE)Unifica 7 Directivas actuales, entre ellas IPPC y Directiva GIC.

En su transposición al ordenamiento nacional implicará la revisión de la Ley IPPC (ley 16/2002) y un nuevo Real Decreto de Emisiones Industriales que sustituye y deroga al RD430/2004

Revisión Directiva de Calidad del Aire Prevista para finales de 2013

Por otro lado, en Europa se establecen nuevas normas sobre limitación de emisiones a la atmósfera de determinados agentes contaminantes procedentes de grandes instalaciones de combustión (denominadas GIC) y se fijan ciertas condiciones para el control de las emisiones a la atmósfera de las refinerías de petróleo.

                      Deposición anual de SO2: g S /m2                Deposición anual de NOx: g N /m2
deposicion_anual

El control de estas instalaciones GIC se aplica a las plantas de combustión cuya potencia térmica nominal sea igual o superior a 50 MW, y determina los límites correspondientes a los NOx, SO2 y las partículas, con lo que tiene especial relevancia para el sector energético, pues afecta a prácticamente todas las Centrales Térmicas, tanto de carbón como los nuevos Ciclos Combinados de gas, imponiendo valores límite de emisión muy estrictos, como es el caso de las Centrales térmicas de carbón de EDP (España) en Aboño y Soto de Ribera (Asturias), y los Ciclos Combinados de Castejón (Navarra) y Soto de Ribera (Asturias).

Otras instalaciones eléctricas con procesos de combustión, centrales de cogeneración, calderas auxiliares o grupos electrógenos, disponen de focos potencialmente contaminadores de a la atmósfera sujetos a autorización administrativa y seguimiento y control periódico.

En el sector gasista no existen instalaciones tipo GIC, siendo los únicos focos identificables como potencialmente contaminadores de la atmósfera las calderas en las ERM (Estaciones de regulación y medida), las cuales son un tipo de foco de emisión catalogado dentro del grupo C, que son los menos contaminantes (P.t.n. = 2,3 MWt).


En este aspecto el gas emitido por las calderas depende del volumen de gas que circule en ese momento por lo que las acciones de minimización son imperceptibles. No obstante, sí se han ajustado las temperaturas de todo el proceso para ahorrar el consumo energético (aproximando la temperatura al punto de congelación). Dentro de las actividades del área de Operaciones y mantenimiento se encuentra la realización mediciones de combustión en las calderas de las ERM.